Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 11 de julio de 2023

250

Los padres confían sus queridos hijos a los maestros de las escuelas, en la convicción de que son capaces y están dispuestos a guiar a los niños e inculcarles habilidades y hábitos que más tarde los ayudarán a hacer frente a las dificultades y tentaciones del mundo. Por lo tanto, los docentes tienen una gran responsabilidad. Cuando un niño necesita ayuda, acude a la madre; cuando la madre necesita ayuda para equipar al niño con conocimiento y fuerza de carácter, acude al maestro. ¡Por eso, los maestros tienen que ser más que una madre para los niños! La ansiedad de un maestro por la salud física, mental y moral del niño, y su atención y cuidado vigilante, deben ser más constantes y expertos que los de la madre. Los maestros deben hablarse entre sí sólo en términos amorosos. No deben permitirse caer en recriminaciones mutuas, pues las mentes tiernas de los niños se verán empañadas por el más mínimo tono de odio que contamine la atmósfera de amor. Sathya Sai. Discurso, 4 de julio de 1981