Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 12 de julio de 2020

77

La oración no significa peticionar a Dios. La oración es un indicador de la experiencia de la bienaventuranza átmica; es un método de experimentar esta bienaventuranza, compartirla y estar inmerso en ella. Las plegarias deben emanar del corazón. Una plegaria que no es sentida en el corazón es completamente inútil. El Señor acepta un corazón sin palabras, pero no acepta palabras y oraciones que no sean sinceras y sentidas. De hecho, Dios mismo es descripto como el Señor del Corazón (Hridayesha). Solo cuando tengan fe firme en esto, podrán manifestar su divinidad. Consideren su cuerpo como un templo, en el que reside la Trinidad: Brahma, Vishnu y Maheshwara. No hay lugares separados, como Vaikunta o Kailash, donde ellos residan. Esas son ilusiones nacidas de la ignorancia. Dios está dentro de ustedes, fuera y a su alrededor. No lo duden. Si dudan de esto, no pueden experimentar paz ni felicidad. Reconozcan firmemente esta verdad, y vivan en consecuencia. (Discurso, 29 de julio de 1988)