Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 16 de julio de 2020

117

La palabra «entrega» ha sido malinterpretada, y la gente promueve la ociosidad en nombre de la entrega. Pensamos que nuestra mente, pensamiento y cuerpo han sido entregados al Señor. La mente de ustedes no está bajo su propio control, y en tal circunstancia, ¿cómo pueden tomarla y entregársela al Señor? No tienen control sobre su propio cuerpo. Si se hacen un pequeño corte, la sangre emana de su cuerpo, y corren al médico. Si este es su cuerpo, y si tienen completo control sobre el mismo, ¿por qué no pueden controlar el flujo de la sangre? Siendo así, decir que han entregado su mente y su cuerpo al Señor, es una afirmación falsa. Esta palabra «entrega» comunica que hay alguien que da y alguien que acepta, y que ustedes se están entregando a alguien. Hay un sentido de dualidad implicado en esta palabra «entrega». El verdadero significado de «entrega» es el reconocimiento del hecho de que Dios está presente en todos y en todas partes. (Capítulo 3, «Lluvias de verano» 1974)