Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 17 de febrero de 2024

68

Narada dijo: «El amor está más allá de las palabras». ¿Cómo puede un hombre ordinario, que vive en este mundo fenoménico, comprender un amor así? Este amor es la expresión de la Divinidad. Como la brújula de los marineros, siempre apunta a lo divino, dondequiera que esté presente. Como el aceite hace arder una lámpara, el amor ilumina la vida misma. Lo que se llama amor en la vida mundana ordinaria no es verdadero amor, en absoluto. Es solo una u otra de las formas del apego basado en las relaciones humanas, en la familia o en la sociedad. El verdadero amor es puro, desinteresado, libre de orgullo y lleno de dicha. Este amor solo puede conseguirse a través del amor. Los apegos mundanos no son amor verdadero. Son pasajeros. El amor eterno y puro surge del corazón. De hecho, siempre existe y lo permea todo. ¿Cómo es que el hombre es incapaz de reconocer ese omnipresente amor? Es porque hoy en día el corazón del hombre se ha vuelto estéril y está contaminado. El corazón está lleno de todo tipo de deseos, y no hay lugar en él para que entre el amor puro e inmaculado. Solo cuando los apegos mundanos sean expulsados del corazón, habrá lugar para que el amor verdadero habite en él y crezca. Sathya Sai (Discurso del 27 de julio de 1996).