Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 20 de diciembre de 2023

136

El árbol del cuerpo humano fructifica cuando produce amor (prema). Ese dulce don es la razón por la que creció y fue cuidado. Obtuvo su sustancia de la tierra y del sol. ¿Qué da a cambio por los dones que recibió de la Naturaleza y de la comunidad humana? ¡Amor! De la experiencia de los santos y sabios pueden darse cuenta de que la alegría que proporciona el mundo exterior es infinitesimal comparada con la bienaventuranza que se obtiene mediante la disciplina espiritual. Para obtener esa bienaventuranza, es esencial el esfuerzo espiritual con total desapego. Cuando se perfora el suelo para extraer agua de la tierra, la tubería debe estar libre de aire para que el agua pueda subir. Si entra aire, el agua no subirá. Del mismo modo, asegúrense de que el apego a las cosas mundanas no estropee sus esfuerzos espirituales. El amor no brotará si los placeres sensuales y el orgullo personal invaden la mente. – Sathya Sai. (Discurso, 8 de diciembre de 1963).