Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 5 de octubre de 2023

202

La humanidad se origina en Ananda (la felicidad), crece en Ananda y se funde en Ananda. Esta felicidad es la meta del hombre. El hombre nace en la felicidad. Manifestar la felicidad es el deber del hombre. Este es el secreto de la saga humana. Cada persona hace una variedad de esfuerzos por experimentar felicidad. Desde la infancia hasta la vejez, el hombre dedica cada uno de sus esfuerzos a procurarse felicidad. Sin embargo, la felicidad no se encuentra en los lugares en los que busca. Siendo él la encarnación misma de la felicidad, que la busque fuera de sí mismo es una completa tontería. ¿Acaso algún hombre se busca a sí mismo fuera de sí mismo? Si tal búsqueda es signo de ignorancia, igualmente, buscar la felicidad fuera de uno mismo es el sello distintivo de la ignorancia. El agua puede existir sin el pez, pero el pez no puede existir fuera del agua. Una rama es parte de un árbol. Un hijo es parte de la madre. Una rama no puede sobrevivir separada del árbol. El hijo no puede vivir sin la madre. De la misma manera, la existencia humana se basa en la Divinidad. El hombre es una chispa de la Divinidad. Sin la Divinidad, el hombre no puede experimentar la felicidad. Sathya Sai (Discurso, 4 de abril de 1992)