Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 6 de agosto de 2021

243

Cuando uno nace, la mente es como una hoja de papel en blanco. Tan pronto como comienzan los procesos de pensar, sentir y actuar, también comienza el proceso de manchar la mente. El cuerpo depende del aliento vital (prana), de la mente y de los deseos que la agitan. Lo correcto y la verdad son empañados por las necesidades de los modales, la moda, las convenciones, las costumbres, etcétera, y el individuo es lanzado a una multitud donde su soledad es invadida y arrebatada. Por ello, la mente debe calmarse y aquietarse primero; solo entonces el cuerpo será saludable y el intelecto agudo. La mente se proyecta en cada momento sobre un solo objeto, no sobre muchos; pero, aun así, es un conglomerado de pensamientos, deseos, caprichos, imaginaciones y demás. De hecho, la mente tiene dentro de sí, en pocas palabras, la historia entera de la creación. Esa es la matriz del engaño (maya) de la humanidad. El hierro solo puede ser aplanado por el hierro. De la misma manera, la mente inferior tiene que ser moldeada por la mente superior. Uno tiene que hacer que su mente sea superior y más fuerte para la tarea de superación personal. Sathya Sai Baba (Prashanti Vahini, capítulo 1 de la edición en español)