Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 9 de enero de 2024

89

Primero, practiquen la actitud de «Yo soy Tuyo». Dejen que la ola descubra y reconozca que pertenece al océano. Este primer paso no es tan fácil como parece. A la ola le lleva mucho tiempo reconocer que el vasto océano debajo de ella, le da la existencia. Su ego es tan poderoso que no le permite ser tan humilde como para inclinarse ante el océano. «Yo soy Tuyo, Tú eres el Amo, yo soy un servidor; Tú eres soberano. Yo estoy atado». Esta actitud mental domesticará al ego. Hagan que toda actividad valga la pena. Esta es la perspectiva religiosa llamada “marjala-kishora”: la actitud del gatito hacia su madre, maullando lastimeramente en busca de socorro y sustento, eliminando todo rastro del ego. El siguiente paso es: «Tú eres mío», en el cual la ola exige el apoyo del océano por derecho propio. El Señor tiene que asumir la responsabilidad de proteger y guiar al individuo. El individuo es importante, merecedor de ser salvado y el Señor está obligado a satisfacer la necesidad del devoto. Surdas dijo: «Tú eres mío; no te abandonaré; te aprisionaré en mi corazón; no escaparás». La siguiente etapa es: «Tú eres Yo», Yo no soy más que la imagen y Tú eres la Realidad. Yo no tengo individualidad separada; no hay dualidad, todo es Uno. La dualidad no es más que una ilusión. -Sathya Sai. (Discurso, 8 de septiembre de 1963).