Mensaje de Prashanti Nilayam 25-03-2019

29

   La naturaleza de la mente es pura. Las impresiones sensoriales la colorean y la ensucian con gustos y aversiones. La mente del animal no se ve afectada por los muchos apegos y atracciones, aversiones y repulsiones que obstaculizan y atormentan a la mente humana. Las impresiones latentes (vasanas) deforman la mente que ya está desviada por los golpes y embates sufridos nacimiento tras nacimiento. De nada sirve echarle toda la culpa a la mente. Es un mero vigilante. Recalquen al vigilante que el Señor es el amo de ustedes, entonces él obedecerá no sólo al Señor, que es su amo, sino incluso a los amigos y compañeros del Señor. Únanse al satsang y vean si la mente sigue siendo obstinada. Ya no los desobedecerá. Todo es cuestión de entrenamiento: si el vigilante llega a saber que ustedes no tienen relación con el Señor, ¡él los desobedecerá y los llevará a sus propias desventuras! Si están del lado del Señor, ¡el vigilante se convierte en su ayudante!

Discurso del 24 de octubre de 1961.