Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam 02-08-2019

119

Muchos de ustedes se sientan en meditación (dhyana) y al cabo de cierto tiempo comienzan a quejarse: «Oh, Bhagawan, ¿por qué soy incapaz de concentrarme? ¡Por favor, ayúdame a fijar la mente en Ti!». No se impacienten ni se lamenten. En cambio, sientan que deben purificar y limpiar su mente, para que Dios mismo se sienta atraído a tomarla. Él es Chitta-chora (El Ladrón de Corazones Puros). Cuando entran ladrones en la casa, eligen las cosas de valor; no se molestan por la leña o las bolsas de carbón. También Dios, cuando llega en el papel de un ladrón, busca la cosa más preciosa, la cosa que más aprecia, la cosa en la que ustedes deben invertir el mayor esfuerzo. Él se lleva los pensamientos puros, las acciones empapadas en la dulzura de la empatía y la compasión, y los sentimientos de amor que no buscan revancha. Si ustedes tienen éxito en ofrendar al Señor un corazón tan purificado, sepan que se harán más ricos en felicidad, serenidad y autoestima. (Discurso, 10 de julio de 1974)