Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 04 de marzo de 2021

60

Ofrendamos tantas cosas a Dios, porque nos da placer. Ofrecemos flores, no porque Dios no tenga flores, sino porque eso nos hace felices. La palabra “hoja” no se refiere al tulasi, ni a ninguna otra hoja. Nuestro cuerpo es la hoja que se ofrece a Dios. Como este cuerpo está lleno de los tres gunas, lo consideramos una hoja y lo ofrendamos a Dios. La palabra pushpa significa la flor del corazón. Las flores de que hablamos en el contexto de Dios no se refieren a las flores terrenales, que se marchitan. De la misma manera, la palabra “fruta” es la fruta de la mente. Significa que tenemos que hacer nuestras acciones sin esperar recompensa alguna; si la acción es hecha con ese espíritu, se convierte en un sacrificio sagrado. El agua no significa aquella que sale de los grifos. Se refiere a las lágrimas de alegría que brotan de las profundidades del corazón. Ustedes no deben ofrecer hojas tomadas de los árboles, ni flores de las plantas del jardín, ni agua sacada del pozo, ni fruta obtenida de algún otro modo; todo esto deben ofrendarlo a Dios, del árbol de su cuerpo, que es sagrado. (“Lluvias de verano en Brindavan” 1972, Capítulo 17)