Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 05 de marzo de 2020

116

El arroz en su estado natural y el arroz hervido: ¿pueden ser los dos iguales? La dureza del arroz natural está ausente en el hervido. El grano hervido es suave, inofensivo y dulce. El grano sin hervir es duro, vanidoso y engañoso. De manera similar, ambos tipos de seres humanos son almas (jivis), pero aquellos inmersos en ilusiones externas (avidya-maya) son «personas», mientras que aquellos inmersos en ilusiones internas (vidya-maya) son «aspirantes espirituales». Dios no está inmerso en ilusiones ni externas ni internas. Está libre de ambas. Aquel que no tiene ilusiones externas se convierte en un aspirante espiritual, y cuando carece incluso de ilusiones internas, puede ser considerado un Dios. El corazón de tal persona se convierte en el asiento de Dios. Aunque el Señor está situado en cada corazón, la práctica espiritual es necesaria para que puedan descubrirlo por sí mismos, ¿no es así? ¡No nos es posible ver nuestra propia cara! Necesitamos un espejo para mostrarnos su imagen. Así también, es necesario un sendero básico (marga), una práctica espiritual, para llegar a carecer de cualidades (gunas). (Prema Vahini, capítulo 59, edición en inglés)