Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 11 de octubre de 2022

68

Cuando el poder espiritual predomina, el poder de la naturaleza está bajo control. Cuando el poder espiritual es débil, el poder de la naturaleza se vuelve predominante. Esto se puede ilustrar con el ejemplo del humo y el fuego. Cuando el humo es dominante, el fuego disminuye. Cuando el fuego es llameante, el humo se desvanece. Por lo tanto, para mejorar el poder del espíritu, y limitar el poder de la naturaleza, el hombre debe cultivar vairagya (desapego). Por ejemplo, si alguien tiene deseo por varias bebidas, puede controlar esos deseos si abandona el deseo por algunas de las bebidas. De ese modo, el poder de la voluntad es desarrollado y, a su debido tiempo, se vuelve más fácil dejar de lado otros deseos. En el lenguaje vedántico, esto es definido como vairagya. Vairagya no es abandonar el hogar y la familia retirándose al bosque. Significa desarrollar pensamientos divinos y reducir los sentimientos mundanos. Cuando se produce este desarrollo balanceado, es que se adquiere el Prakruti-Shakti (control del poder de la naturaleza). Cuando se alcanzan tales poderes, el poder mental se incrementa. Sathya Sai. (Discurso del 04 de octubre de 1992).