Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 12 de septiembre de 2023

168

Cuando un hombre cae en un pozo, ¿de qué sirve que controle su voz y sus emociones y susurre en voz baja: «He caído en este pozo, he caído en este pozo. Estoy en un grave peligro. ¡Por favor, sálvenme!». Nadie podrá oírlo ni salvarlo. Debe gritar con toda su fuerza, con toda la angustia que está experimentando y con el deseo extremo de ser salvado: «¡HE CAÍDO EN EL POZO! ¡SÁLVENME! ¡QUE ALGUIEN ME SALVE!” Solo entonces puede tener esperanza de ser socorrido. De igual manera, cuando se encuentran atrapados en los torbellinos de este mundo, cuando han caído en este pozo profundo de miseria mundana, griten con todas sus fuerzas y con todo su corazón, para ser salvados por Dios. De nada sirve murmurar débilmente y sin entusiasmo: «Sálvame, sálvame; me estoy revolcando en este samsara (vida mundana)». Cuando la plegaria emerge a los gritos a través del corazón, la ayuda está asegurada. -Sathya Sai . Discurso, 14 de noviembre de 1976.