Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 2 de enero de 2023

369

La leyenda de Samudramanthana (batido del océano) tiene un valor enorme para ustedes, ya que también ustedes deben batir el océano de su corazón y ganar el néctar para sí mismos. La leyenda es solo un recordatorio. El corazón lleno del guna satwa (la pureza), es el océano de leche. La contemplación constante en la Divinidad (manana), ya sea como la realidad propia o como el ideal a alcanzar, es la montaña Mandara, clavada en el océano como la varilla de batir. Vasuki, la serpiente enrollada en la varilla, representa los sentidos, emitiendo humos venenosos en el proceso del batido. La soga es sostenida por los impulsos buenos y malos, y ambos luchan en el proceso del batido, ávidos por los resultados en los que ambos han puesto su corazón. La gracia de Dios es la encarnación de la Tortuga, ya que el Señor mismo viene al rescate, cuando sabe que ustedes buscan con ahínco el secreto de la inmortalidad. Viene silencioso y sin ser visto, al igual que lo hizo la Tortuga, manteniendo el proceso de manana sin impedimentos, y sirviendo como la base firme para todas las prácticas espirituales. Muchas cosas emergen de la mente al batir, pero los sabios esperan pacientemente la aparición del garante de la inmortalidad, para aferrarlo con avidez. Esta es la lección de esa leyenda.
—Sathya Sai. (Discurso del 13 de enero de 1965).