Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 25 de diciembre de 2023

59

Mucho más beneficioso que honrar a los grandes es la práctica de amarlos. La alabanza, la glorificación y el elogio los elevan a un pedestal inalcanzable. El amor une un corazón a otro. La gratitud por la inspiración y las enseñanzas recibidas debe unir los corazones en el amor. La celebración de la Navidad no debe finalizar con los villancicos, retablos, árboles artificiales y Papá Noel. Debe estar empapada en la resolución de practicar algunas lecciones que Jesús nos enseñó. La primera necesidad es fe en Dios y en nuestra propia naturaleza Divina. El corazón de Jesús era puro y sereno, por lo tanto, es honrado como sagrado. Debemos hacer que nuestros corazones sean sagrados para que podamos fundirnos en Jesús o Jesús se funda en nosotros. Cuando nos fundimos, se llama Bhakti; ¡que Jesús despierte en nosotros es el camino del conocimiento (Jnana)! Jesús era un mensajero de Dios, pero presten atención a esto: «todos ustedes también son mensajeros de Dios». Jesús no era el único Hijo de Dios; todos ustedes son Sus hijos. Jesús y Su Padre son uno. ¡Ustedes y Dios también son uno, y deben ser conscientes de ello! -Sathya Sai. (Discurso del 25 de diciembre de 19829.