Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 27 de abril de 2020

41

Moksha significa liberación. Cada ser viviente es por fuerza un aspirante (mumukshu) para la liberación, un practicante de la renunciación. Cada uno tiene que ser dadivoso (tyagi), versado en el desapego. Esta es la verdad última, la verdad indiscutible. Cuando renunciamos a nuestro cuerpo y nos vamos, no nos llevamos ni un puñado de tierra con nosotros. Cuando no aprendemos a renunciar, frente a la muerte, la naturaleza nos enseña esta gran verdad acerca de la necesidad y el valor del desapego y la renunciación. Así también es bueno aprender la lección antes aún de que eso suceda. La persona que aprende y practica esta verdad es realmente bendita. El desapego es la segunda virtud valorable que se imparte en el aprendizaje espiritual (vidya), (la primera es la ausencia de orgullo y egotismo). Vacíen la tinaja del agua que la llenaba, y el cielo que se podía ver dentro de ella como imagen o sombra se pierde junto con el agua. Pero el verdadero cielo entra en la tinaja. Así también, cuando aquello que no es el Atma se descarta, el Atma permanece y se obtiene la liberación. Vidhya Vahhini, C.4. Versión en inglés.