Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 27 de diciembre de 2023

114

Las flores pronto se marchitan y se pudren. Lo que Dios ama más son las flores que se abren en el árbol de la vida del hombre, alimentadas y cuidadas por su habilidad y sinceridad. Son las flores de sus virtudes, cultivadas en el jardín de su corazón. De estas, ahimsa, la virtud de la no violencia, es la primera. Esto implica mucho más que abstenerse de herir a seres vivientes. Uno debe desistir de causar dolor a ningún ser viviente, no solo mediante las acciones, sino incluso mediante las palabras y los pensamientos. Uno no debe abrigar ninguna idea de lastimar a otro, ni humillarlo. La segunda flor es indriya nigraham (el dominio de los sentidos). Uno no debe correr tras los placeres sensuales y la alegría de los sentidos. La tercera flor es Sarva bhuta daya (la compasión hacia todos los seres y todas las cosas), porque “todo esto es Dios”. La cuarta flor es kshama: la tolerancia, la fortaleza. Kshama es identificada por las escrituras con la verdad, la rectitud, el conocimiento, el sacrificio y la alegría. Sin kshama, el hombre no puede ser feliz ni siquiera durante un kshana (un momento). Kshama promueve cualidades divinas. Revela la divinidad interior. Uno tiene que hacer sadhanae para ganarla y establecerse en ella.- Sathya Sai (Discurso, 6 de octubre de 1981)