Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 3 de marzo de 2024

66

El cuerpo, la mente y el Atma, los tres, están involucrados en la entidad humana. Son inextricablemente interdependientes. Cuando se vuelven dispares, la vida pierde su significado. Cuando el cuerpo está sujeto a la mente y la mente está controlada por el Atma, la vida encuentra plenitud. Cuando sólo el cuerpo predomina, el ser humano desciende al nivel del animal. Cuando la mente prevalece sobre el cuerpo y los órganos sensoriales, se alcanza el nivel humano. Cuando el Atma prevalece sobre la mente y el cuerpo, se realiza la Divinidad. Al reconocer este hecho, el Gita ha indicado un camino de tres etapas hacia la Divinidad. Ocupando el cuerpo en buenas acciones, usando la mente para desarrollar buenos pensamientos y cualidades humanas, y contemplando a Dios a través de Upasana (adorar a la Divinidad), el hombre alcanza la etapa en la que, como un río que se une al océano, se funde en Brahman. Este es el proceso por el cual el ser humano se vuelve uno con lo Divino. Sathya Sai (Discurso 28 de septiembre de 1984)