Mensaje de Prashanti Nilayam 08-04-2019

141

Es posible que hayan presenciado los festivales de carrozas (Rathotsavam) en los centros de peregrinaje. Las carrozas de los templos enormes están decoradas generosamente con banderines y festones, hileras de hombres fieles las cargan por las calles acompañadas de la música de gaitas y conchas, precedidos por grupos de bailarines y cantantes que suman júbilo a la ocasión. Miles se arremolinan alrededor de la carroza sagrada. La atención es llevada naturalmente hacia el entretenimiento, pero la gente se siente más feliz, solo cuando juntan sus manos y se inclinan ante el ídolo de la carroza. Todo lo demás es subsidiario, incluso irrelevante. Así también en el proceso de la vida, el cuerpo es la carroza, y el Alma es el ídolo instalado en ella. Ganar y gastar, reír y llorar, lastimarse y sanarse, y la variedad de acrobacias en la vida cotidiana son subsidiarias a la adoración de Dios y la unión con el Señor.  Sathya Sai Baba. Discurso del 13 de enero de 1969.