Mensaje de Prashanti Nilayam 07-04-2019

125

La cultura yace en ver la unidad en la diversidad, con la fe arraigada en la unidad de la vida. Alimenten su fe en la casta de la humanidad y la cultura del amor. Aquí, el amor no se refiere a el afecto corporal que marca la relación entre esposa y marido, entre hijos y padres, o entre amigos. El hijo, a pesar de que amaba a su madre de todo corazón, arroja su cuerpo a la pira ardiente y la envía a las llamas sin misericordia luego de su muerte. ¿Cómo puede un amor así ser llamado verdadero amor? ¡Tal tipo de relación puede , en el mejor de los casos, ser denominada ‘apego’! Los apegos, como nubes pasajeras que se alejan, se aproximan y transcurren por el medio. Pero el Amor existía incluso antes del nacimiento y durará después de la muerte. No hay amor entre esposo y esposa antes el casamiento o entre la madre y el niño antes de que haya nacido. Solo el Amor Divino existe antes del nacimiento y dura luego de la muerte.  Sathya Sai Baba, Rosas de Verano en las Montañas Azules 1996, Cap.1.