Simuladores (14/01/1973)

133

( Impreso en castellano en Mensajes de Sathya Sai, Tomo 08 cap. 32 )

Simuladores

14 de Enero de 1973

Brindavan

Cuando el Buda se sentó debajo del árbol Bodhi en Bodhgaya, después de la iluminación que le reveló las Cuatro Nobles Verdades, pandillas de incrédulos se reunieron a su alrededor y lo burlaron e insultaron. Sus discípulos estaban furiosos; le oraban al Buda: “Señor, danos permiso, extinguiremos la insolencia e ignorancia de estos difamadores”. Pero Buda sólo sonrió ante su ira. Dijo: “Queridos, ¿no saben cuánta dicha obtienen ellos de este ejercicio? Ustedes obtienen dicha adorándome.

Ellos obtienen dicha arrojándome insultos. De ustedes fluye reverencia; de ellos fluyen burlas y reciben igual satisfacción.

Contrólense; no odien a nadie, esa es la enseñanza. Ese es el antiguo precepto”.

Algunas personas no pueden tolerar la gloria en otros; algunas están repletas de la ponzoña de la envidia; algunas son demoníacas de naturaleza y no pueden tolerar la santidad y la divinidad; algunas están pervertidas por la desilusión y le echan la culpa a Dios; tales personas se complacen en el insulto. Si ustedes se asocian con tales personas y sus adeptos, sólo estarán contaminando vuestras mentes. Hasta las personas comunes se sentirán avergonzadas por calumniar a los grandes, pero éstos se exponen mediante sus tácticas como más bajos que los más bajos.

Dios está por encima y más allá de las dualidades.

Ustedes podrían decir: somos de la clase común; cuando la Forma que adoramos es calumniada, ¿cómo podemos soportarlo silenciosamente? Supongan que alguien les envía una carta certificada. Cuando firman y la toman se enteran de su contenido, aunque tal vez no acepten el contenido. Si no firman, la carta regresa a la persona que la envió y su objetivo de que se enteren del contenido es frustrado. Así también, no presten oídos a las calumnias; manténganse serenos y desinteresados; entonces, la inmundicia regresa al remitente y no puede afectarlos en absoluto. Les afectará como una resonancia, reacción y reflejo. En lugar de dañarlos, sólo retrocederá hacia él.

Miren en el Bhaagavatham (libro que trata sobre la Gloria de Dios). ¿Cuál fue el destino de Jarasandha, Kamsa, Shishupala?

Shishupala se burló de Krishna y su odio repercutió únicamente en él. El Señor no es afectado por la alabanza ni por la acusación.

Él está por encima y más allá de las dualidades que agitan al hombre.

No tiene preferidos ni enemigos. Vuestra bondad les genera bien a ustedes; vuestra maldad les trae mal. Vuestra virtud es vuestro escudo; vuestro vicio es el arma que les provoca heridas.

La felicidad y el sufrimiento no son sino los reflejos del bien y del mal que llenan vuestro corazón y determinan vuestras actividades.

En el Bhaagavatham se menciona a cierto Poundraka, quien buscó convertirse en una aceptable “imitación” de Krishna. Le agregó a su nombre el nombre de Krishna, a saber, Vasudheva.

Se declaró a si mismo como Poundraka Vasudheva. Se hizo hacer una Caracola de imitación y un Disco de imitación (hechos de madera) y los llevaba consigo en dos manos artificiales adicionales.

Descubrió el estilo que adoptó Krishna vistiendo su túnica amarilla y seguía escrupulosamente al mismo. Imitó hábilmente la manera de caminar y los gestos de Krishna. Algunos tontos se reunieron a su alrededor, confundiéndolo con el Señor que estaban buscando. Finalmente, su locura causó su caída y humillación.

La naturaleza es el mejor predicador.

En este Kali Yuga también están surgiendo tales imitaciones, al igual que Poundraka tomó la forma de Vasudheva. En la actualidad hasta tenemos Sathya Sai Babas. Se hacen coser la misma clase de túnica, se esfuerzan para cultivar la corona de cabello, estudian fotografías y levantan sus manos muy parecido a como lo hago Yo, y se ponen en ridículo mediante frenéticos intentos para imitarme. Se olvidan de que “la imitación es sólo humana; pero, la Creación es Divina”. Aquellos que tratan de convertirse en Sathya Sai Babas mediante este absurdo proceso de imitación sólo destruyen toda fe que algunas personas hayan depositado en lo Divino. Son pestes venenosas que lesionan la paz y la armonía de la sociedad. Reúnen a su alrededor insectos de naturaleza parecida, pues solamente las aves del mismo plumaje pueden acudir juntas en masa. Estos “simuladores” se llevan a sí mismos a la ruina y llevan a la ruina a la sociedad en la cual operan, como la proverbial horda de monos que se llevan a sí mismos a la ruina y llevan a la ruina a la selva en la cual habitan.

Déjenme decirles esto: No hay necesidad de que ustedes sigan a esta o a aquella persona en búsqueda de un Gurú.

El corazón lleno de compasión es el altar de Dios. La naturaleza es el mejor predicador. La vida es el mejor maestro.

Llénense de sobrecogimiento y reverencia ante la obra de Dios, la manifestación de Su Poder y Gloria que se llama Mundo.

Esta es suficiente Instrucción y suficiente Inspiración para ustedes.

Brindavan, 14/1/1973.

La comida no digerida da lugar a la enfermedad en el cuerpo; de forma similar el conocimiento no digerido impartido por el sistema educativo de hoy en día ha traído varias enfermedades en el organismo social y en la entidad política. La enfermedad está originando sentimientos contrarios que son expresados en conflictos mutuos.

Los educados están reaccionando con sentimientos de envidia hacia aquellos que tienen empleos estables; cuando ellos no son capaces de conseguir empleos, aducen motivos de nepotismo, etc. y desarrollan resentimiento, ira y odio.

El sistema de educación es el origen del frecuente descontento y resentimiento.

Sri Sathya Sai