Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 1 de marzo de 2024

61

Debemos recuperar la fe en la Divinidad, y hacer de la devoción a Dios el ancla de salvación de nuestra vida. Sin devoción, toda nuestra educación carece de valor. ¡Encarnaciones del amor divino! El hombre necesita principalmente dos cualidades: devoción a Dios y espíritu de sacrificio. Sin el sacrificio no puede haber devoción. El sacrificio es la llave de la inmortalidad. El hombre es atrapado en las redes del egoísmo y el egocentrismo. ¿Cuánto durarán estos apegos? ¿Por qué sacrificar la felicidad eterna de una vida divinamente orientada, por el insignificante oropel de las posesiones mundanas? Dedíquense al servicio de la humanidad, con un espíritu de ofrenda, y sublimen sus vidas. Su trabajo es, por supuesto, importante para que puedan ganarse la vida. Sin embargo, deben estar dispuestos incluso a sacrificarlo para servir a la nación y sostener la Verdad, con fe en Dios. Todas las posesiones y relaciones son transitorias. Solo dos cosas son permanentes: Dharma (la rectitud) y Kirti (un buen nombre). Un buen nombre solo se logra mediante buenas acciones, no como un obsequio de los demás. Eviten todo lo malo y cultiven la compañía de los buenos; sean buenos en pensamiento, palabra y acción. – Sathya Sai (Discurso, 1 de octubre de 1987)