Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 14 de noviembre de 2020

191

Hoy tenemos el Akhanda Bhajan (24 horas de bhajans a cargo de los devotos Sai de todo el mundo). No hacemos esto por una persona, una nación, ni una comunidad. Es para el bienestar de la humanidad como un todo. Los bhajans que se cantan permean el éter en forma de ondas de sonido, y llenan toda la atmósfera. De este modo se purifica la totalidad del medio ambiente. Al respirar en esta atmósfera purificada, nuestros corazones se santifican. Recitar el nombre del Señor es un proceso de dar y recibir. Cantar el nombre del Señor debe convertirse en un ejercicio de compartir mutuamente alegría y santidad. Se debe recordar que los sonidos que producimos resuenan en la atmósfera. Quedan para siempre en el éter como ondas, y sobreviven a la persona que pronuncia los sonidos. Hoy la atmósfera está contaminada con sonidos profanos y crueles. Esto resulta en el crecimiento de pensamientos y sentimientos malvados, que conducen a hechos malvados. Para que la atmósfera se purifique hay que llenarla de sonidos puros y sagrados. (Discurso, 8 de noviembre de 1986)