Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 18 de febrero de 2020

40

El nombre es la fuente de toda la esencia del Espíritu Supremo (el Chaithanya) que ustedes obtienen al recordar el nombre; es el néctar que otorga la vida; es la fuente de energía primordial. Reciten el nombre, y El Nombrado estará ante ustedes; imaginen al Nombrado y el nombre saltará a sus labios. El nombre y la forma son anverso y reverso de la misma moneda. Algunos hacen el voto de escribir el nombre del Señor un millón de veces, pero muy a menudo se trata solo de una cuestión de dedos y pluma. La mente no debe alejarse del nombre. Debe residir en la dulzura que el nombre connota; debe rumiar la belleza de la forma que él evoca y el perfume que difunde. La conducta y el comportamiento del que escribe deben ser los que corresponden a un servidor de Dios: los demás deben ser inspirados por él, y su fe debe refrescarse con la experiencia del escritor. (Discurso, 28 de abril de 1962)