Mensaje de Prashanti Nilayam 06-05-2019

132

   Para cumplir los tres nobles deseos de la Madre Easwaramma, proveí agua potable no solo a Puttaparthi sino también a todas las aldeas de los alrededores. La pequeña escuela que establecí, ahora es una gran universidad. El pequeño hospital que construí, ahora se ha convertido en un hospital de súper especialidades. La Madre Easwaramma derramó lágrimas de alegría al ver que sus únicos deseos habían sido cumplidos de manera grandiosa. Ella llevó una vida de felicidad y contento y expiró su último aliento apaciblemente. El primer y principal deber de cada niño es cumplir los deseos de su madre y hacerla feliz. En segundo lugar, sirvan a todos en la medida de lo posible. No es necesario que emprendan ninguna actividad de servicio que esté más allá de sus medios y capacidades. En tercer lugar, si encuentran a sus vecinos sufriendo, denles consuelo. Intenten ayudarlos y hacerlos felices. Esto es lo que espero de ustedes. Los exhorto a todos a que practiquen estos tres principios de servicio, experimenten bienaventuranza y la compartan con todos y cada uno. Discurso del 6 de mayo de 2006.