Mensaje de Prashanti Nilayam 20-04-2019

150

   El amor es otro nombre del Dharma (Rectitud). El auténtico amor no tiene precio. No contiene rastro de egoísmo. No cambia con el tiempo. Es puro e inmaculado. Siempre crece, nunca disminuye. Es espontáneo. El amor de Dios es espontáneo; está libre de egoísmo, es invariable y siempre pleno. El amor humano ordinario está motivado por consideraciones egoístas. Está sujeto a cambiar, debido a cambios en el tiempo y la circunstancia. Para las personas inmersas en el amor egoísta, es difícil comprender la grandeza del desinteresado amor divino. El amor viste el manto de la Verdad. Y alguien casado con la Verdad está siempre joven y vigoroso, dicen las Escrituras hindúes. También la Biblia declara que el cuerpo es fortificado por la adherencia a la verdad. La verdad no debe quedar confinada a la palabra. Debe expresarse en la acción. Solo aquel que es auténtico en la palabra y la acción puede ser estimado como un genuino ser humano, dice el profeta Mahoma. (Discurso, 25 de diciembre de 1984)