Que la verdad prevalezca (04/09/1994)

97

Que la verdad prevalezca

Sai Ramesh Hall, Brindavan

Dios crea el Universo entero a partir de la Verdad.

Finalmente todo se funde en la Verdad.

Sólo esta Verdad pura e inmaculada

lo impregna todo.

¡Encarnaciones del Amor! Sin Verdad, el mundo no puede existir. El mundo entero se basa en la Verdad. Todos tienen que buscar esta Verdad. Debido a que el hombre ha olvidado esta Verdad, no hay paz ni seguridad en el mundo.

La Verdad es el testigo eterno y nadie la puede ocultar ni alterar. Es independiente y no puede ser afectada por el tiempo y el espacio. En la antigüedad, las personas prosperaban porque seguían la verdad resueltamente. Estaban dispuestas a sacrificarlo todo en aras de la Verdad. Harishchandra lo sacrificó todo –su reino y también su familia- para defender la Verdad. Él aún es venerado como Sathya Harischandra.

Dios y la Verdad no son diferentes. Dios es la forma misma de la Verdad. Es el deber de los seres humanos mantener a la Verdad como el ideal y adherirse a ella a toda costa. La Verdad es la morada de Dios. Es la base de todo el conocimiento y la sabiduría.

Los Vedas están basados en la Verdad. Todo el disfrute real de la felicidad, la riqueza y las comodidades está basado en la Verdad. Sin embargo, por causa de los placeres mundanos transitorios, la sagrada Verdad Divina es olvidada. En la edad moderna, las personas se sienten atraídas por la falsedad y no por la Verdad. No hacen esfuerzo alguno por tomar conciencia de que ellas mismas son encarnaciones de la Verdad.

La relación integral entre el hombre y Dios

Así como los ojos, los oídos y otros miembros son parte del cuerpo, cada individuo es una parte de la sociedad. La sociedad es un miembro de la humanidad. La humanidad es un miembro de la Naturaleza y la Naturaleza es un miembro de Dios. El hombre tiene que comprender la relación integral entre él mismo y Dios.

El pecado no es algo que esté fuera del hombre. Las acciones del hombre determinan si él es bueno o malo. Están basadas en los pensamientos que surgen en la mente. Por medio de los pensamientos sublimes uno puede alcanzar el estado más elevado de Sakshatkara (la percepción directa de Dios). Para alcanzar este estado de Realización, uno no necesita irse al bosque a realizar ascetismo. Se alcanza dentro de uno mismo. El cuerpo, la mente y el intelecto son sólo instrumentos. El hombre es el amo. Cuando la mente está infestada de malos pensamientos, uno se entrega a las malas acciones. Cuando uno sigue la Verdad, se vuelve Divino. Uno no puede visualizar la Verdad o a Dios hasta lograr la armonía de pensamiento, palabra y acción.

La meta de la vida humana es progresar desde lo humano hasta lo Divino

¡Encarnaciones del Atma Divina! Mientras hagan caso omiso de la verdad, no podrán tener siquiera un vestigio de Bienaventuranza. El tiempo es fugaz. Tienen que comenzar por indagar acerca del propósito de esta vida humana ahora mismo. La vida no es para llevar una existencia animal. La meta de la vida humana es progresar desde lo humano hasta lo Divino.

Hoy, aunque la ciencia está haciendo grandes avances, moralmente el hombre está decayendo. El egoísmo y el egocentrismo dominan cada una de las actividades del hombre. Sólo a través del sacrificio el hombre puede manifestar su condición humana y elevarse a alturas divinas.

La proliferación ilimitada de deseos es la causa fundamental de la miseria y la ruina del hombre. Si ustedes siguen dos principios básicos, podrán alcanzar la meta de la vida humana. “Sarva jiva namaskaram Keshavam Prati gachati.” La reverencia mostrada a todos los seres le llega a Dios. “Sarva jiva tiraskaram Keshavam Pratigachati.” Del mismo modo, insultar a cualquier ser equivale a insultar a Dios. Si odian a alguien, eso significa que están odiando a Dios. Deben comprender la Omnipresencia del Señor.

En el Bhagavad Gita, Krishna declara que sacrificar el fruto de las propias acciones es el mejor modo y el más fácil de realizar a Dios. En la actualidad, no hay Tyaga (sacrificio). Las personas solo se interesan en Bhoga (el placer mundano), que conduce a Roga (la enfermedad).

El sacrificio es el medio para alcanzar la liberación. Por lo tanto, deben servir a la sociedad, ayudar a los pobres y necesitados en apuros, y manifestar así la cualidad humana de la compasión. Al hacer seva a la gente, están haciendo seva a Dios. Incluso Adhi Shankara, que fue el supremo exponente de Jñana Marga (la senda de la sabiduría espiritual), en sus últimos días llegó a darse cuenta de que Bhakti Marga (la senda de la devoción) es la mejor senda para que la humanidad realice a Dios.

Procuren ser hombres buenos y vuélvanse Divinos

En lugar de hablar acerca de cien preceptos, deben practicar al menos uno de ellos. Las personas que están obteniendo altos salarios están haciendo campaña para recibir más y más, pero deberían realizar un auto-examen y preguntarse si están trabajando lo suficiente para justificar el salario que obtienen. Deben comprender que es el dinero de la gente el que están disfrutando. Deben poner a su conciencia como testigo y decidir si están haciendo lo correcto o lo incorrecto. Dios está observando todas sus acciones. Deben hacer las cosas para satisfacer a Dios, de quien han venido y a quien tienen que regresar.

Hoy en día, las personas tienden a hacer que incluso la adoración a Dios sea una propuesta de negocios. Hasta la espiritualidad es comercializada. Procuren ser hombres buenos. Entonces podrán volverse Divinos. Jamás se vuelvan hombres malos. Esto sólo puede lograrse cantando constantemente el nombre de Dios.

Traduccion Mercedes Wesley